INFANCIA

Trastornos de Conducta en la Infancia

Trastorno por Deficit de Atención con o sin Hiperactividad (TDA-H)

El TDA-H es un trastorno neurobiológico, se caracteriza por la dificultad del niño para controlar los impulsos y mantener los niveles de atención necesarios para la realización de una tarea. El resultado es un patrón persistente de síntomas de inatención en la esfera cognitiva, hiperactividad en el área motora e impulsividad en el área emocional. Estos síntomas son más notorios cuando se le exige al niño realizar una tarea que le resulte larga y monótona. Se le dificulta además seguir instrucciones, trabajar consistentemente, quedarse quieto, esperar su turno, pensar antes de actuar, prever las consecuencias de sus actos y en general todo lo que implique inhibir comportamientos. El TDA-H se clasifica en 3 subtipos: tipo combinado (cumple criterios de inatención y además criterios de hiperactividad-impulsividad), tipo predominantemente inatento y tipo predominantemente hiperactivo-impulsivo.

Para la inatención, deben cumplirse por lo menos seis de los siguientes criterios:
– Falta de atención a los detalles o errores múltiples
– Falta de atención en actividades lúdicas
– Sensación de que no escucha
– Falta de seguimiento de las instrucciones o incapacidad para finalizar las tareas
– Dificultades en la organización
– Evitación o disgusto ante actividades que requieran una atención sostenida
– Extravío de objetos
– Distracción ante estímulos irrelevantes
– Descuido en las actividades diarias

Para la hiperactividad e impulsividad, se requiere la presencia de por lo menos seis de los siguientes síntomas:
– Movimiento excesivo
– Abandono del asiento en la clase
– Sentimiento de inquietud
– Dificultades para el juego o las actividades de ocio
– Permanente estado de “marcha”
– Hablar en exceso
– Respuestas precipitadas antes de escuchar toda la pregunta
– Dificultades para guardar turno
– Interrupciones o intromisión en las actividades de otros.

Tratamiento Cognitivo Conductual

La intervención se realiza con el niño, los padres y maestros. Se ofrece psicoeducación a los padres y maestros acerca de la naturaleza del trastorno y su manejo. Se entrena a los padres en el manejo del comportamiento del niño: refuerzos, sistema de puntos, como manejar las pataletas, entre otras. Se entrena al niño en técnicas de autocontrol, habilidades sociales y solución de problemas.

Intervención Farmacológica

En algunos casos de niños con TDA-H, se debe remitir al psiquiatra para que estudie la posibilidad de realizar intervención farmacológica, para controlar la sintomatología.